Viajar

Conducir un coche

Las personas con dolor de cóccix a menudo encuentran conducir particularmente doloroso. Hay muchas razones para ello. Los asientos del coche te fuerzan a apoyar la espalda, con las rodillas más altas que el trasero, de forma que todo tu peso se sitúa alrededor de tu cóccix. Hay baches, giros, y está el hecho de que tienes que empujar con las piernas para conducir. De esta forma, tu cóccix está bajo presión, recibiendo golpes por debajo y tirones alrededor.

Si tienes que conducir, prueba un cojín para el cóccix. Los que tienen forma de cuña te ayudarán a tener el asiento más nivelado. Si usar un cojín hace que estés demasiado alto, o sitúa la curvatura para los riñones del asiento en una posición incómoda, puedes modificar el asiento.

Algunos modelos de asiento pueden ser mejores o peores para ti.

Lisa escribe: puedes encontrarte con que toleras conducir más tiempo si ajustas la posición del asiento de forma que estás lo más lejos posible del volante pero todavía llegas con seguridad al pedal del embrague. Yo he descubierto que puedo conducir hasta 45 minutos, pero solo aguanto 10 como pasajero antes de que mi trasero empiece a quejarse.

Prueba a inclinar el respaldo lo más adelante posible. Es una posición extraña para conducir, pero quita presión de la parte trasera del cóccix y para algunas personas funciona. Como alternativa, puedes hacer un cojín de espuma que cubra el respaldo pero que termine a unos 15 cm (6 pulgadas) del asiento. De nuevo, esto quitará presión de la parte trasera del cóccix.

Ir de pasajero en el coche

Si es posible, evita conducir - ten a alguien que conduzca en tu lugar, únete a un equipo que comparta coches, usa taxis (tiéndete en el asiento trasero), autobuses o trenes, anda, múdate cerca de las tiendas. Si te llevan en el coche, túmbate en el asiento de atrás, o reclina el asiento del copiloto lo más posible. No hace falta que lo reclines del todo para que no ejerza presión sobre el cóccix. En esta posición, el cinturón de seguridad no es muy efectivo, así que asegúrate de que vas con un buen conductor.

Algunas personas llegan a comprar una furgoneta con una cama en la parte trasera. ¡Lujo total!

Un anónimo escribió: A mi madre, mayor de 90 años, se le está “desintegrando” el cóccix. Llevarla en el coche durante 10 minutos le causaba dolor. Probamos con muchos cojines y cambiamos el ángulo del asiento. Lo que al final parecía funcionar era cuando yo deslizaba mi mano por detrás de su espalda para encontrar donde había huecos entre el asiento y la espalda de mi madre, y los rellenábamos. Terminamos con el asiento ligeramente inclinado y tres cojines totalmente embutidos en el respaldo, que soportaban su espalda y su cabeza. Sí, nos cuesta un buen rato instalarla.

Esto funcionó muy bien, la prueba es que un día visitamos a gente en tres sitios distintos y pasamos seis horas viajando en el coche y luego mi madre no quería salir de él. Después de cada visita ella comentaba lo incómodos que eran los asientos de la gente y lo encantada que estaba de volver al coche. Lo que realmente ayudó es que pudo relajarse completamente: tanto la parte superior de su cuerpo como la cabeza eran soportadas por el asiento del coche: no necesitaba tener en tensión ninguno de los músculos de su espalda.

Viajar en avión

Si viajas en avión y puedes permitirte ir en primera, podrás ir de pie o tumbado. Si no, aprovecha cualquier oportunidad para ponerte de pie. Yo voy al lavabo tan pronto como el pasillo está despejado, y permanezco de pie fuera de el durante media hora. Para viajar en avión, Linsey da este consejo: cuando tienes que ir en avión, inclínate durante el despeque. Esto evita que el cóccix se comprima debido a la presión del ascenso. Tumbarse en el pasillo sería lo mejor pero las compañías aéreas no lo permiten. Por lo menos, esto hace que pueda tolerar volar, aunque resulte extraño; si llevas un libro en las manos (lo necesitarás, porque el despegue es largo), la gente no te dice nada. Si lo hicieran, podrían decir que estás haciendo una despedida del tipo “Bésame el c**” ? Cuando el piloto anuncie que el avión ha alcanzado la altitud de crucero, ¡siéntate y verás cómo te sientes mejor!

Viajar en tren

Es fácil ir de pie en el tren, si no te duelen mucho los pies. Si te vas a sentar, consigue un asiento con mesa y reclínate sobre ella.

Antes de operarme del cóccix, solía ir de rodillas en el asiento del tren, si no había mucha gente. Buscaba un asiento en el que pudiera arrodillarme, apoyando el pecho sobre el respaldo, mirando por encima del asiento y descansando mis brazos sobre él. No lo hacía si había alguien en el asiento de atrás, porque hubiera sido grosero inclinarme sobre ellos.

Motos

Las motos hacen que te inclines hacia adelante, lo que para algunos resulta cómodo. Yo descubrí que para mí funcionaba. Pero también descubrí que empezar a ir en moto a los 50 es algo peligroso, y desagradable en invierno.

Esto no es práctico

Aquí hay una forma indolora de viajar para todos los que sufren coccigodinia.

cycling prone

¿Qué es la coccigodinia? | Diagnóstico e investigación | Tratamiento | Sobrellevar el dolor de cóccix | Lista de médicos y especialistas

Estudios y ponencias | Experiencias personales | Lista de webs | English Version